domingo, 12 de junio de 2016

Cada parte de mi cuerpo que tocaste se volvió un edificio y ahora vivo en una ciudad vacía, de cuchillos y grafitti con los vicios que regresan cansados de llenar de algo que no saben qué es.
Hay días así, en que duele más de lo que debería.

martes, 31 de mayo de 2016

Bodas de Sangre - Federico García Lorca

Novia: ¡Vámonos pronto a la iglesia!

Novio: ¿Tienes prisa?

Novia: Sí. Estoy deseando ser tu mujer y quedarme sola contigo, y no oír más voz que la tuya.

Novio: ¡Eso quiero yo!

Novia: Y no ver más que tus ojos. Y que me abrazaras tan fuerte, que aunque me llamara mi madre, que está muerta, no me pudiera despegar de ti.

Novio: Yo tengo fuerza en los brazos. Te voy a abrazar cuarenta años seguidos.

Novia: (Dramática, cogiéndole del brazo) ¡Siempre!

Padre: ¡Vamos pronto! ¡A coger las caballerías y los carros! Que ya ha salido el sol.


...

Madre: ¿Qué sangre va a tener? La de toda su familia. Mana de su bisabuelo, que empezó matando, y sigue en toda la mala ralea, manejadores de cuchillos y gente de falsa sonrisa.

Padre: ¡Vamos a dejarlo!

Criada: ¿Cómo lo va a dejar?

Madre: Me duele hasta la punta de las venas. En la frente de todos ellos yo no veo más que la mano con que mataron a lo que era mío. ¿Tú me ves a mí? ¿No te parezco loca? Pues es loca de no haber gritado todo lo que mi pecho necesita. Tengo en mi pecho un grito siempre puesto de pie a quien tengo que castigar y meter entre los mantos. Pero me llevan a los muertos y hay que callar. Luego la gente critica. (Se quita el manto)

--

Novia:
Estas manos que son tuyas,
pero que al verte quisieran
quebrar las ramas azules
y el murmullo de tus venas.
¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Aparta!
Que si matarte pudiera,
te pondría una mortaja
con los filos de violetas.
¡Ay, qué lamento, qué fuego
me sube por la cabeza!
Leonardo:
¡Qué vidrios se me clavan en la lengua!
Porque yo quise olvidar
y puse un muro de piedra
entre tu casa y la mía.
Es verdad. ¿No lo recuerdas?
Y cuando te vi de lejos
me eché en los ojos arena.
Pero montaba a caballo
y el caballo iba a tu puerta.
Con alfileres de plata
mi sangre se puso negra,
y el sueño me fue llenando
las carnes de mala hierba.
Que yo no tengo la culpa,
que la culpa es de la tierra
y de ese olor que te sale
de los pechos y las trenzas.
Novia:
¡Ay que sinrazón! No quiero
contigo cama ni cena,
y no hay minuto del día
que estar contigo no quiera,
porque me arrastras y voy,
y me dices que me vuelva
y te sigo por el aire
como una brizna de hierba.
He dejado a un hombre duro
y a toda su descendencia
en la mitad de la boda
y con la corona puesta.
Para ti será el castigo
y no quiero que lo sea.
¡Déjame sola! ¡Huye tú!
No hay nadie que te defienda.
Leonardo:
Pájaros de la mañana
por los árboles se quiebran.
La noche se está muriendo
en el filo de la piedra.
Vamos al rincón oscuro,
donde yo siempre te quiera,
que no me importa la gente,
ni el veneno que nos echa.
(La abraza fuertemente.)

Novia:
Y yo dormiré a tus pies
para guardar lo que sueñas.
Desnuda, mirando al campo,
como si fuera una perra, (Dramática.)
¡porque eso soy! Que te miro
y tu hermosura me quema.
Leonardo:
Se abrasa lumbre con lumbre.
La misma llama pequeña
mata dos espigas juntas.
¡Vamos!
(La arrastra.)

Novia:
¿Adónde me llevas?
Leonardo:
A donde no puedan ir
estos hombres que nos cercan.
¡Donde yo pueda mirarte!
Novia: (Sarcástica)
Llévame de feria en feria,
dolor de mujer honrada,
a que las gentes me vean
con las sábanas de boda
al aire como banderas.
Leonardo:
También yo quiero dejarte
si pienso como se piensa.
Pero voy donde tú vas.
Tú también. Da un paso. Prueba.
Clavos de luna nos funden
mi cintura y tus caderas.
(Toda esta escena es violenta, llena de gran sensualidad.)

domingo, 1 de mayo de 2016

Este Vals



Para congelar un encuentro, fuma
le gusta el ruido del papel, la nicotina
en su boca calma los recientes besos
ve en el humo las vibraciones de partículas
las ondas del ambiente, el aire caliente
el sudor de sus cuerpos
un silencio exquisito

(sonaba Portishead)

acostado le veía, escuchaba su acento de vida y dolor
hay caricias que cuentan cuando el corazón está dormido
se consumen con satisfacción, la noche ya está diciendo adiós

hay que deslizarse en el ir y venir para rescatar fragmentos
Hay caricias
no hay suficientes porqués
que cuentan
ni cómos
cuándo el corazón
dibuja las líneas de su mano
está dormido.

a continuación...
un silencio triste

(aplauden los carros al pasar)

@myrcrixer

domingo, 24 de abril de 2016

Un cuerpo que narra

Tan extraño es, que viviéndolo es como estar en una película que uno va narrando:
Una cama despeinada; tatuajes que viajan libres de piel en piel, el fuego interno alborotado.
Las casualidades que terminan en una terraza, cerveza que hace vibrar pensamientos azules.
Las nubes de palabras se comen como algodón de azúcar mientras la música toca;
se relaciona con el tiempo y convive con dos labios anónimos que terminan en besos. (tantas ganas)
Las caricias de la conversación se escapan hacia la piernas, el pecho, las formas desnudas.
Empieza el baile de sombras, se agita la respiración, seducen los movimientos; es tu mirada;
la forma en que deslizas tus dedos por mi espalda, son las frases ocultas, mis ojos que brillan,
la celebración de este deleite de carne que vive la fuerza del deseo y queda en un permanente
Suspiro.
Regreso al silencio, la cotidianidad te vuelve un recuerdo
En mi vientre quedó impregnado un magnetismo vigoroso, dulce, triunfante.
Tendrá nombre este deseo, será solo noche de una inocente conquista
crepúsculo u ocaso de un encuentro 
genuino                                                                                                                                    efímero,                                                                          desafiante.                                                                                                  
@myrcrixer

sábado, 2 de enero de 2016

Pensamiento azul

 Se eriza la piel morena
le da un beso al tiempo 
quiere animar su ciclo,
darle un sueño, una razón;
volar a un pensamiento azul 
para erizarte también a vos.

Respirarte, volver a nacer y encontrarte:
en la canción, las letras o en mis piernas.
Del otro lado hay un sol que no teme apagarse,
un cuerpo en circulación que enamorada tiembla.

Sos vos la ausencia que canta tu nombre en mis lunes:
la fluidez de tus aventuras vibran en mi oscuridad,
 las estaciones, las tentaciones de los domingos,
la salvación de los días cuando no tienen alma

Miento si digo que tengo un plan para adorarte siempre
que me has salvado de los sin sabores de otros corazones;
de los agotados juegos que lejos están de encontrar tesoros.

Si has de creer, cree en los árboles de mi camino que dibujan tu mapa
Cree en los silencios que moldean mis deseos y guardan mi locura entrenada 
 Cree en mi amor, que vive en la amistad o en el lenguaje, en mis dedos agradecidos,
en mi boca complacida, en los orgasmos cautivos o en esta espera dulce e infinita. 

@myrcrixer