lunes, 24 de septiembre de 2018

Broken

No hay días fáciles en esta selva.
Respiro abismo y no cambia mi piel.
Quiero concentrarme, encontrar un poema
algo que me salve de esta desolación.


"el amor todo lo puede, todo lo espera, todo lo sufre y lo supera"




martes, 18 de septiembre de 2018

Historia de un Nawal


Me pareció que aquella experiencia debía nombrarse de diferentes maneras. Que tendrían que existir todas las voces, con sus vocales y consonantes, resonando con la libertad de los pájaros a las seis de la tarde. Que tendría que fugarse la cordura para no enmudecer toda esta ternura, no espantarse más por el triste caminar de los humanos que ya no buscan más entrelazar sus manos, ni sentir la bondad del muelle, ni bajar el sendero con la alegría del sol, las tiendas y el café artesanal con champurrada.

No observé ni dejé rastros para regresar. Vivía con la carne contenta, amada. Hacía un tejido con sus palabras bordando la historia de su familia como el huipil que lleva la historia de los nawales.  La historia de los jaguares. Quise escribir sobre el lugar, del respeto al saludar, de cómo invadimos su espacio y agradecemos con un gesto el permitirnos estar ahí.

El paisaje de nuestros cuerpos acostados, con olor a madera y sonidos de lago; cuenta así la historia:

Él dormido en la hamaca se despertó llegando a su encuentro; sigiloso, llevaba el mecer de los vientos, abrazó su espalda en un ir y venir.
En la penumbra de la madrugada los cuerpos hicieron un pacto. Encontraron un baile para quedarse.
Se poseían con la mirada, se reconocían en la piel. Él atrayéndola para sí, ella sonriendo satisfecha, como solo se puede sonreír cuando se encuentra en la más fina y profunda experiencia de amor y deseo.

Se inclinó hacia su cuello, lo besó y el fuego se hizo lengua. Se apretó a su cuerpo. No acababan las formas de nombrarse cuando ya  hacían fiesta las sensaciones, como colores festejando, sabores repartidos.

Él le regresa la ofrenda perdida, devuelta su ternura.
Ella ofrece el descanso, refugio de caos y vértigo.

Desarmados, despojados de todos los miedos y órdenes del tiempo.

Queda un eco que se lanza a lo desconocido

lunes, 17 de septiembre de 2018

Antónimos de morboso (es para una cosa)

Sano, salubre, beneficioso, lozano, flamenco, fresco

A ver qué dice mi gmail de estas palabras:

Sano
"(...) cuanto mayor sea el acervo genético, mayores serán las oportunidades
de parir hijos que crecerán sanos." Querida Ijeawele. Pág. 33 sobre biología evolutiva

Salubre
"Healthy love is honoring each other as human"

(Esto se va poniendo cada vez más interesante.)

Beneficios (o)
"Recuerde que con la reflexoterapia usted puede aliviar el insomnio, la rigidez de columna, estimular los intestinos lentos, combatir la aerofagia, activar la circulación sanguínea, calmar dolores de cabeza, aplacar los ataques de nervios, entro otros muchos beneficios. Lenguaje del cuerpo humano."

Lozano
fotocomposición

Flamenco
"Entre este aparato punitivo que proponen los modelos flamenco, inglés y norteamericano, entre
estos "reformatorios" y todos los castigos imaginados por los reformadores, se pueden establecer
los puntos de convergencia y las disparidades". Vigilar y Castigar, Foucault

Fresco
"Por toda la casa se reparte la fuerza del sol. Un sol con hambre que sabe que es la hora del almuerzo. Pero bajo los techos de teja de barro se siente más bien fresco". El Espejo de Lida Sal

Así el Oráculo hoy
Pueden continuar con sus afanes


viernes, 14 de septiembre de 2018

Un vino con Cortázar

Es un viernes triste. Son las 9:05 p.m.
Estoy con Cortázar pero no estoy con él. Él lo dijo antes y de qué manera. Nos reímos juntos.
Tampoco hay vino.

Cuando lo escucho, recuerdo quién soy.
como él lo dice "para nosotros, los que pensamos nuestra vida"
y suspiro al reconocerme en el mundo. Un mundo tan limitado.

Y por un momento reconozco mis superficialidades. Esas que duelen en lo más profundo. Como un juego donde a mí me toco ser perro, pero yo quería ser gato. Ya está.

Les comparto esta hermosura:

Me caigo y me levanto - Julio Cortázar


Nadie puede dudar de que las cosas recaen,
un señor se enferma y de golpe un miércoles recae
un lápiz en la mesa recae seguido
las mujeres, cómo recaen
teóricamente a nada o a nadie se le ocurriría recaer
pero lo mismo está sujeto
sobre todo porque recae sin conciencia
recae como si nunca antes
un jazmín para dar un ejemplo perfumado
a esa blancura
¿de dónde le viene su penosa amistad con el amarillo?
el mero permanecer ya es recaída
es jazmín entonces
y no hablemos de las palabras
esas recayentes deplorables
y de los buñuelos fríos que son la recaída clavada
contra lo que pasa, se impone pacientemente la rehabilitación
en lo más recaído hay algo que siempre pugna por rehabilitarse
en el hongo pisoteado, en el reloj sin cuerda
en los poemas de Pérez, en Pérez
todo recayente tiene ya en sí un rehabilitante
pero el problema, para nosotros lo que pensamos nuestra vida
es confuso y casi infinito
un caracol segrega y una nube aspira
seguramente recaerán
pero una compensación ajena a ellos los rehabilita
los hace treparse poco a poco a lo mejor de si mismos
antes de la recaída inevitable
pero nosotros tía ¿cómo haremos?
¿cómo nos daremos cuenta de que hemos recaído
si por la mañana estamos tan bien
tan café con leche
y no podemos medir hasta donde hemos recaído en el sueño
o en la ducha
y si sospechamos lo recadente de nuestro estado
¿cómo nos rehabilitaremos?
hay quienes recaen al llegar a la cima de una montaña
al terminar su obra maestra
al afeitarse sin un solo tajito
no toda recaída va de arriba abajo
porque arriba y abajo no quieren decir gran cosa
cuando ya no se sabe donde se está
probablemente Icaro creía tocar el cielo
cuando se hundió en el mar …. y
dios te libre de una zambullida tan mal preparada
tía ¿cómo nos rehabilitaremos?
hay quien ha sostenido que la rehabilitación
sólo es posible alterándose
pero olvidó que toda recaída es una desalteración
una vuelta al barro de la culpa
perfecto!
somos lo más que somos porque nos alteramos
salimos del barro en busca de la felicidad
y la conciencia y los pies limpios
un recayente es entonces un desalterante
de donde se sigue que
nadie se rehabilita sin alterarse
pretender la rehabilitación alterandose es una triste redundancia
nuestra condición es la recaída y la desalteración
y a mi me parece que un recayente debería rehabilitarse de otra manera
que por lo demás ignoro
No solamente ignoro eso
sino que jamás he sabido en qué momento
mi tía o yo recaemos
¿cómo rehabilitarnos entonces si a lo mejor no hemos recaído todavía?
y la rehabilitación nos encuentra ya rehabilitados
Tía, no será esa la respuesta ahora que lo pienso...
Hagamos una cosa:
Usted se rehabilita y yo la observo
varios días seguidos
digamos, una rehabilitación continua
usted está todo el tiempo rehabilitándose y yo la observo
o al revés si prefiere
pero a mí me gustaría que empezara usted
porque soy modesto y buen observador
de esa manera si yo recaigo en los intervalos de mi rehabilitación
mientras usted no le da tiempo a la recaída
y se rehabilita como en un cine continuado
al cabo poco nuestra diferencia será enorme
Usted estará tan por encima que dará gusto
entonces yo sabré que el sistema ha funcionado
y empezaré a rehabilitarme furiosamente
pondré el despertador a las tres de la mañana
suspenderé mi vida conyugal
y las demás recaídas que conozco
para que, sólo queden las que no conozco
y a lo mejor poco a poco un día estaremos otra vez juntos tía
y será tan hermoso decir...
ahora nos vamos al centro y nos compramos un helado
el mío todo de frutilla
y el de usted con chocolate y un bizcochito

jueves, 13 de septiembre de 2018

Padre Ausente


Llevo marcada la palabra:
sucia, revuelta, mal puesta.
La llevo todos los días. 

La mitad de la naranja sin apellido,
aquí no llegan tus buenas noticias
y tus risas se ahogan sin sentido

La religión mece tu nombre
porque no encontramos otro sitio
para enterrarte.

Vives, sí; pero no en este jardín.
Aquí regamos flores sin espera, 
y descansamos bajo árboles frondosos

Ella.
      Guerrera,
                  luz 
                       viento;

Ella es, y siempre que sea estarás tú
pero no en la sala con fotos de abandono
ni en la victoria o derrota de tu partida.


Cantaremos juntas una nueva canción
de la que nunca sabrás la melodía

Cristina H.

lunes, 13 de agosto de 2018

Lunes

Los lunes son mi día favorito de la semana. Es la nueva oportunidad para hacer bien las cosas. Mis hormonas se ponen felices cuando amanece y mi corazón se siente listo, presto y dispuesto para nuevas aventuras.

A pesar que la semana pasada tuve una horrible sensación de baja autoestima. El fin de semana me ayudó mucho. Bueno, no el fin de semana porque el sábado andaba con un sin sentido que quien me crió, pero el domingo fue un buen domingo. Llegó la paz y terminó con un buen pensamiento que me sigue acompañando. El sentido del confiar, el de abrazarse, el de dejar ir.


Por aquí los propósitos de la semana 33:


- Preocuparme por mi autocuidado (Dejar de stalkear a mi crush)
​- Trabajar en la Tesis. 20 hojas. Vamos por más
- Preparar cumpleaños de María Renée (cumple 5!!)
- ​A propósito del cuerpo; comparto esta lectura que mandó la liluxis hace un tiempo.

¿No les pasa que quieren regresar y regresar a las palabras que hacen bien? Cada cuanto poder tomar consciencia que en un mundo capitalista, el cuerpo necesita resistirse, cuidarse. 


En Alabanza al Cuerpo Danzante, por Silvia Federicci

La historia del cuerpo es la historia de los seres humanos, pues no hay práctica cultural alguna que no es primero aplicada al cuerpo. Aún si nos limitamos a hablar de la historia del cuerpo en el capitalismo nos enfrentamos con una tarea abrumadora, tan extensivas han sido las técnicas usadas para disciplinar al cuerpo, constantemente cambiantes, dependiendo de los giros en los regímenes de trabajo a los que nuestro cuerpo fue sujeto. Más aún, no tenemos una historia sino diferentes historias del cuerpo: el cuerpo del hombre, de la mujer, del trabajador asalariado, del esclavizado, del colonizado.
Una historia del cuerpo puede entonces reconstruirse al describir las distintas formas de represión que el capitalismo ha activado en su contra. Pero he decidido escribir en cambio del cuerpo como un campo de resistencia, ésto es el cuerpo y sus poderes; el poder de actuar, de transformarse a sí mismo y al mundo y el cuerpo como límite natural a la explotación
Hay algo que hemos perdido en nuestra insistencia en el cuerpo como algo socialmente construido y performativo. La visión del cuerpo como una producción social (discursiva) ha escondido el hecho que nuestro cuerpo es un receptáculo de poderes, capacidades y resistencias, que han sido desarrolladas en un largo proceso de co-evolución con nuestro ambiente natural, así como también las prácticas inter-generacionales que lo han convertido en un límite natural a la explotación.
Por el cuerpo como un "límite natural" me refiero a la estructura de necesidades y deseos creados en nosotros no sólo por nuestras decisiones conscientes o prácticas colectivas, sino por millones de años de evolución natural: la necesidad de sol, del cielo azul y el verdor de los árboles, del aroma de los bosques y los océanos, la necesidad de tocar, oler, dormir, hacer el amor.
Esta estructura acumulada de necesidades y deseos, que por miles de años ha sido la condición de nuestra reproducción social, ha puesto límites a nuestra explotación y es algo que el capitalismo ha combatido incesantemente para superar.
El capitalismo no fue el primer sistema basado en la explotación de la labor humana. Pero más que cualquier otro sistema en la historia, ha tratado de crear un mundo económico donde el trabajo es el principio más esencial de acumulación. Como tal fue el primero en hacer de la regimentación y mecanización del cuerpo una premisa clave para la acumulación de riqueza. De hecho, una de las principales tareas sociales del capitalismo desde sus inicios al presente ha sido la transformación de nuestras energías y potencias corporales en potencias de trabajo.

viernes, 2 de febrero de 2018

The Cave


En estos días de tristeza sin dueño, llega esta canción con tanto; su letra, su ritmo, sus dejos. 
He querido llorar pero no he podido, entonces ahí enmedio de un no sé qué me pasa, llega ese abrazo en canción. Respirar, inhalar, exhalar y dejar que las palabras hagan eco y descansen.  


The Cave, Mumford and Sons
It's empty in the valley of your heart
The sun, it rises slowly as you walk
Away from all the fears and all the faults you've left behind
The harvest left no food for you to eat
You cannibal, you meat-eater, you see
But I have seen the same I know the shame in your defeat
I will hold on hope and I won't let you choke
On the noose around your neck
And I'll find strength in pain
And I will change my ways
I'll know my name as it's called again
'Cause I have other things to fill my time
You take what is yours and I'll take mine
Now let me at the truth, which will refresh my broken mind
So tie me to a post and block my ears
I can see widows and orphans through my tears
I know my call despite my faults and despite my growing fears
But I will hold on hope and I won't let you choke
On the noose around your neck
And I'll find strength in pain
And I will change my ways
I'll know my name as it's called again
So come out of your cave walking on your hands
And see the world hanging upside down
You can understand dependence when you know the maker's heart
So make your siren's call and sing all you want
I will not hear what you have to say
'Cause I need freedom now and I need to know how
To live my life as it's meant to be
And I will hold on hope and I won't let you choke
On the noose around your neck
And I'll find strength in pain
And I will change my ways
I'll know my name as it's called again

https://youtu.be/x6rYPHmSzcE