martes, 19 de marzo de 2019

Perfección

Por: myrcrisher

La buscaba todos los días mientras caminaba cuidando de no pisar ninguna línea, mientras comía tratando de repartir en iguales bocados, programando los horarios de sus eventos minuciosamente. Pero lo que más le gustaba cuidar, eran sus palabras. Las escuchaba, las apuntaba, revisaba su dicción.  En especial encontraba particular emoción al descubrir una palabra nueva. 

Vivía de la adicción al descubrir: un mantel mal colocado, un error gramatical, la caída de un cubierto o la referencia a un autor equivocado. Todo anotado en una libreta verde. 

Escribía mucho, hasta que le dolían los dedos y era de madrugada. Antes de dormirse lo borraba todo.

A veces encontraba retazos de escritos y no recordaba si eran suyos. Los tiraba. Le gustaba la hoja en blanco

viernes, 8 de marzo de 2019

La Cámara del Terror-Manuel José Arce

De repente estoy triste
--aunque tú no lo sabes

Se derrumban de pronto
torres y catedrales.

Se nos queman las alas
y hasta las ganas de vivir se caen.

Se nos vuelven más largas y más sordas las calles.

La tristeza nos coge
a patadas infames.

Es de pronto. Al doblar una esquina.
Al decir una cosa. Al saludar a alguien.

Es una bofetada sorpresiva esta tristeza tonta.
Pero tú no lo sabes.

Porque si lo supieras tendría algún sentido.
Esta manera amarga sería menos grave.

Pero tú no lo sabes.
Y si tú no lo sabes ya no lo sabe nadie.
Ni importa que lo sepa alguna gente.
Ni es tampoco importante.

Es un poco molesto nada más
desangrarse.

Es tonto y sucio.
Sería más higiénico llegar al sicoanálisis.

De que sirve todo esto
cuando Dios se tropieza en una esquina y cae.

Cuando el cielo se vuelve algo tan torpe
que sólo sirve para molestarme.

Cuando me cae mal toda la gente.
Cuando es ridículo hasta el preguntarme.
Cuando se pone triste hasta la sombra.
Cuando tú no lo sabes.

Y si tú no lo sabes
no importa que lo sepa nadie.

Nadie.

lunes, 25 de febrero de 2019

About Today-The National




Today
You were far away
And I
Didn't ask you why
What could I say
I was far away
You just walked away
And I just watched you
What could I say
How close am I
To losing you
Tonight
You just close your eyes
And I just watch you
Slip away
How close am I
To losing you
Hey,


miércoles, 16 de enero de 2019

Margarita Pisano

Enero se llama Margarita Pisano.

Me ha hecho pensar como nunca. Ha sido tortuoso y a cada frase le acompañan muchos párrafos que escribo en continua reflexión. Es esa amiga date cuenta, la más sanguinaria de todas. Apenas abraza, apenas. Es irónica.

Resulta que el viernes pasado perdí a una amiga. Y culpo a Margarita Pisano. Sí, ella y todas las palabras que me estaban ayudando a mí, pero no eran para ella...todavía.

Ah Margarita.. No te haré caso en todo, pero gracias por decirlo así. En este revoltijo que llevo dentro.

¿En qué fiesta quiero estar?


jueves, 10 de enero de 2019

B'atz-hilo


Hoy es un nuevo día de enero, B’atz, que significa hilo, un día para hablar sobre el tiempo. En este nuevo año en que no empezamos desde cero sino que llevamos una continuidad con el pasado. El hilo del tiempo y del desarrollo de nosotrxs y de la sociedad.

Las energías de un nuevo año pueden significar muchas cosas… ¿Qué queremos dejar atrás y qué queremos llevar con nosotros en este nuevo ciclo? ¿Qué idea fuerte y poderosa queremos nos acompañe en nuestro camino?

No sé qué hacer en el mundo, a dónde ir. He estado bastante introspectiva en estos meses producto de un rompimiento que me ha dolido como oso en ataque de esquimal en pleno frío. Así que el fuego que otras compañeras me han dado, ha sido invaluable. Y esta despedida no ha hecho más que forzarme a hurgar dentro de mí para construir mi iglú.

He pensado mucho en la tristeza. La voy viviendo en el cuerpo en una especie de infrarojo con sus diferentes densidades y adjetivos. La he pensado como amiga y como enemiga.

Debo afrontar mis miedos y mis inseguridades. Debo enfrentar esta yo que no es perfecta pero lo más importante, se tiene a sí misma. Nadie me puede abandonar si yo no puedo abandonarme, yo siempre seré yo, vengan y vayan gentes. Si yo no me abandono, todo está bien.

Pero es dificil. Duele. Unos días más que otros. Escribo mucho, leo. Abrazo a mi infante, busco respuestas.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Luis Cernuda-Donde Habite el Olvido


Luis Cernuda-Donde Habite el Olvido


Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.
Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.
En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.
Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.
Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.
Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.


miércoles, 19 de diciembre de 2018

Rainer Maria Rilke — Vivo la vida en círculos crecientes (de El Libro de las Horas, 1905)


Vivo mi vida en círculos crecientes,
que encima de las cosas se dibujan.
El último quizá no lo complete,
pero quiero intentarlo.
Giro en torno a Dios, de la torre antiquísima,
durante miles de años voy girando.
Todavía no sé: ¿soy halcón, soy tormenta,
o bien soy un gran cántico? (...)
Al inclinarme también hacia mí mismo me es oscuro mi Dios, tal una urdimbre
de cien raíces que calladas beben.
Solo sé que me elevo desde un calor que es suyo (...)
Si a veces te molesto, Dios cercano,
con duros golpes en la larga noche,
es porque rara vez tu respirar rescucho
y sé que sólo estás en la gran sala (...)
Con voz fuerte <>, en voz baja <>
dijiste; y repetías siempre <>. (...)
Lo que ninguno a querer se atrevió se me hará natural en un día futuro.
Si esto es desmesurado, perdóname, Señor.
Pero yo solamente te quiero transmitir;
como instinto ha de ser mi mejor fuerza,
tan sin ira y sin miedo;
así es como te quieren los chiquillos.
Si eres Tú el soñador, yo soy tu sueño (...).
Soy el silencio que hay entre dos notas (...)
Tú eres el inconsciente oscuro
de eternidad en eternidad (...)
Apágame los ojos, puede verte;
ciérrame los oídes, puedo oírte;
y aun sin pies puedo andar en busca tuya;
sin boca puedo conjurarte.
Ampútame los brazos y te agarro
como con una mano, con el corazón mío.
Detén mi corazón y latirá el cerebro;
y si arrojas el fuego en mi cerebro,
te llevaré sobre mi sangre (...).
Aunque todos se esfuercen por salir de sí mismos
como de la prisión que les odia y encierra,
existe un gran milagro en este mundo;
yo lo siento; se vive toda vida.
¿Quién entonces la vive? ¿Son las cosas
que, como melodía no tocada,
en la tarde se quedan como en arpas? (...)
¿Quién la vive? ¿Tú, Dios, vives la vida?
Te excavo en hondas noches, oh tesoro,
Porque toda abundancia que yo vi
es pobreza y mezquino sucedáneo
para esa tu hermosura, que aún nunca aconteció.
Pero el camino a Ti es terrible, larguísimo,
y, al no usarlo hace mucho tiempo nadie, se borra.
Qué sólo estás. Tú eres la soledad
que se va a lejanos valles.
Y mis manos, que están sangrando
de cavar, las elevo al viento abiertas,
para que como un árbol echen ramas.
Con ellas, yo te absorbo del espacio,
como si allí te hubieras estrellado
con gesto de impaciencia alguna vez,
y ahora cayeras, mundo atomizado,
desde lejanos astros, a la tierra de nuevo,
como lluvia que cae, suave, en primavera.